Este sitio usa cookies

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La web utiliza servicios de terceros que, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con COAS en web@gecoas.com

MODELO EDUCATIVO

Modelo educativo grupo educativo Coas

OFERTA EDUCATIVA

Oferta educativa grupo educativo Coas

INSTRUMENTOS PEDAGÓGICOS

Instrumentos educativos grupo educativo Coas

INNOVACIÓN PEDAGÓGICA

Innovación pedagógica Coas

EDUCACIÓN TEMPRANA

Educacion temprana

Instalaciones

mun-logo-300px

Moodle y Coas

Educación temprana

Beneficios del juego en los niños

Inés Rivero, directora del Colegio Infantil Eraintxiki, habla de cómo el juego despierta emociones positivas y facilita el aprendizaje.

El juego es un impulso primario en los niños que se convierte en el medio para conocer el mundo, y desarrollar su imaginación y la motricidad. Por tanto, para ellos no es solo un entretenimiento, es, por ejemplo, una forma de relacionarse con las personas y objetos desde, prácticamente, el momento de nacer.

En relación a esto, se trata de su medio natural de aprender y despierta en él emociones positivas. Es más, ambos están relacionados: numerosos estudios psicológicos avalan que tiene influencia sustancial en el proceso cognitivo y, fisiológicamente, se alojan en el lóbulo temporal del cerebro.

Por otro lado, el niño también se prueba en el juego. Y lo que es más, son capaces de reproducir lo que ven hacer a los mayores, ejercitándose para la vida de adulto. Un hecho que también se da con algunos hábitos, relacionados con el juego, que le resultarán muy útiles en el futuro, como el orden o no dejar el trabajo a medias; aptitudes y cualidades, como saber ganar y perder, el afán de superación y la competitividad (a su vez sirve para ganar confianza y tener autoestima), trabajar en equipo, la curiosidad, y el posicionamiento moral y la maduración de ideas; o virtudes, como la humildad y la paciencia. Asimismo, es una vía excelente para expresar y realizar sus deseos, satisface las necesidades básicas de ejercicio físico y es un canal de expresión que descarga sentimientos positivos y negativos, ayudando al equilibrio emocional.

Partiendo de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, premio Príncipe de Asturias por el desarrollo de la misma, desde Eraintxiki os proponemos unos juegos que atiendan a las características de algunas de ellas:

-Inteligencia corporal cinestésica: juegos que potencian el desarrollo motor y el equilibrio (actividades con balones, el “corro de las patatas”, deportes…)

-Inteligencia espacial: juegos que desarrollan la motricidad fina y la grafía y el sentido de la orientación (“laberintos”, juegos con cordones, tijeras, pegatinas, dibujar y colorear, unir los distintos puntos siguiendo los números o el abecedario)

-Inteligencia lingüística: juegos de mesa, el teléfono estropeado, trabalenguas, acertijos, advinanzas, veo-veo…

-Inteligencia lógico-matemática: el juego de la oca, el parchís, cartas, estratégicos (Quién es Quién, el ajedrez…), incluso con los de desarrollo motor y equilibrio pueden aprender conceptos matemáticos como izquierda y derecha.

-Inteligencia musical: juegos que desarrollen el ritmo y el sentido musical: instrumentos adaptados, la mayoría de juguetes destinados a su primer año de vida, el karaoke, las canciones de muchos juegos tradicionales…

-Inteligencia naturalista: actividades al aire libre, observación de animales, cultivar…

-Inteligencia interpersonal, la que nos capacita para entender a los demás: disfraces, juegos de rol, etc.

No obstante, los juegos no solo resultan beneficiosos para los niños, también para los padres pues, observándoles en ese ámbito, podremos conocerles mejor, su personalidad, localizaremos cuáles son sus habilidades, sus intereses e incluso sus virtudes y defectos. En todo esto, la clave está en enseñarles a jugar, en ser sus primeros compañeros de juego, en dedicarle tiempo y en ser capaces de divertirnos con ellos.

Última actualización el 24 f 2018

Visto: 164

Trabajar la obediencia en los niños de 3 a 5 años

Eli Redondo, profesora de Educación Infantil del Colegio Eskibel, trae consejos para educar la voluntad de nuestros hijos.

Entre los 3 y 5 años se da el período sensitivo oportuno para acostumbrar a nuestros hijos a obedecer con libertad, momento idóneo para enseñarles a obedecer de manera tranquila y no por miedo al enfado o al castigo. Sin embargo, los niños no nacen con un código de normas bajo el brazo, el aprendizaje de estas reglas pasa necesariamente por la obediencia a una autoridad. Para que todo esto sea un éxito, pondremos límites, imprescindibles para su crecimiento, que les protegen y les enseñan a frustrarse, con los que aprenden que no todo se consigue ni todo se puede hacer.

Durante esta etapa de la vida, el niño desobedecerá algunas veces para probar su voluntad frente a la nuestra, y conocer hasta dónde llega nuestra autoridad. En otras ocasiones, será por no saber mandarle correctamente y porque no podemos pedir lo que nosotros no hacemos, esto es, si no tenemos la casa ordenada, tendrá poco efecto pedir al niño que recoja sus juguetes. Además, no podemos pretender una obediencia perfecta, es un proceso en el que le iremos pidiendo cosas sencillas al principio y fáciles de poner en práctica. No existen fórmulas mágicas, pero sí algunos trucos que nos ayudarán a ir educando su voluntad:

-Órdenes claras y coherentes, así evitaremos la confusión. Otro aspecto fundamental es que haya acuerdo entre el matrimonio a la hora de exigir los dos lo mismo. De lo contrario, el niño se acogerá a lo que más le interese en cada momento.

-Voluntad y autoridad. Si el niño percibe en la autoridad un deseo de conseguir lo mejor para él, procurará cumplir lo que se le pida. La autoridad debe ser firme. El enfrentamiento entre nuestra autoridad y su voluntad durará toda la vida, por lo tanto nuestra autoridad debe ser fuerte desde el principio. Si deseamos que nuestros hijos hagan lo que les decimos, debemos insistir el tiempo necesario hasta que se acostumbren. Si les hacemos nosotros todas sus tareas seguirán evitando el responsabilizarse ellos de lo que les corresponde. También deberíamos no prometer nada que no vayamos a cumplir, ni amenazar por amenazar. El confiar en nuestra autoridad evitará el desconcierto de los hijos.

-Educación en positivo. Cada vez que nuestros hijos obedezcan no escatimaremos las alabanzas. Es mejor que les premiemos reforzando su autoestima y el deseo de mejorar, que mediante regalos.

Trataremos que nuestra exigencia vaya exenta de castigos o premios extraordinarios. Habrá que hacer ver al niño que se debe obedecer porque es bueno y no por un premio o por una amenaza.

Última actualización el 24 f 2018

Visto: 137

Cómo adquirir el hábito de sueño

Mónica García Rayo, subdirectora de Educación Infantil del Colegio Ayalde, ofrece unos consejos para inculcar a nuestros hijos esta conducta tan importante para la salud, ya que ayuda a recuperar la energía, así como a restaurar y rejuvenecer el cerebro y los sistemas de órganos para que funcionen correctamente.

El hábito es una forma de conducta adquirida por la repetición constante de un comportamiento. Un proceso que también se da en el sueño y que, sobre todo en este caso, es fundamental para la salud: ayuda a recuperar la energía, así como a restaurar y rejuvenecer el cerebro y los sistemas de órganos para que funcionen correctamente.

Al margen de unas patologías, el sueño es educable, es un hábito que, como tal, se aprende y, en primer lugar, desde el propio ejemplo de los padres, quienes deben impartirlo con seguridad. Sin embargo, existen algunas pequeñas señales que pueden indicarnos que algo no está funcionando correctamente:

1. Dedicar mucho tiempo y esfuerzo todos los días intentando que se quede dormido.
2. Se despierta y os despierta muchas veces durante la noche.
3. La falta de sueño repercute en su conducta y ánimo
4. Los padres ya no saben lo que es dormir bien.

En estos casos, podría deberse a un hábito mal adquirido o algún trastorno del sueño común de la infancia: los miedos, las pesadillas y los terrores nocturnos.

Cabe mencionar la importancia de que los padres cuiden el sueño de sus hijos como un hábito desde los primeros meses de vida. De hecho, los expertos alertan que los preescolares, de 3 a 6 años, deben dormir una media de entre 10 y 12 horas; los escolares, de 6 a 12 años, 10 horas; los adolescentes, 9; y los adultos, 8. Por eso, desde el Infantil de Ayalde, os damos una sugerencias que os pueden ayudar a que vuestros hijos adquieran este hábito:

1. Un horario fijo y crear una rutina, como el “ritual de sueño”, que se convierta en una costumbre familiar.
2. Indicar al niño con señales que comienza la rutina: poner la bañera, preparar el pijama, etc.
3. Reducir la intensidad de su actividad según se acerque la hora de ir a la cama para evitar excitarle.
4. Hacer un juego relajante o cosquillas si vemos que está nervioso.
5. El ritual debe proporcionar una sensación de seguridad cálida y de un final de día agradable.
6. Evitar televisión, juegos de máquinas o tablets, que alteran y excitan en los momentos previos.
7. Establecer un momento de intimidad para que tenga ganas de que llegue.
8. No ceder si solo contamos un cuento y pide más.
9. Recordarle que le queremos, desearle que duerma bien y decirle que mañana habrás más.

Si todo lo propuesto no resulta, habrá que consultar con un especialista, como el pediatra. Aunque la mayoría de los casos son comportamientos equivocados. En definitiva, el éxito está en repetir la rutina correcta, no dejando que el niño imponga su voluntad.

Última actualización el 24 f 2018

Visto: 140

¿Qué son las INTELIGENCIAS MÚLTIPLES?

Vídeo realizado por Estebaranz314

Última actualización el 06 f 2017

Visto: 8039

ESTIMULAR EL LENGUAJE Y EL HABLA EN LA EDAD TEMPRANA

Es importante la participación activa de los adultos para que los niños desarrollen sus habilidades.

"Mi hijo ya cumplido el año y todavía no habla", "No entiendo nada de lo que me dice mi hijo" son frases muy típicas que oímos los maestros con frecuencia y que revelan la preocupación de los padres respecto al desarrollo del lenguaje de sus hijos. Los niños hacia los 12 meses logran madurar las áreas del cerebro que les permiten articular las primeras palabras (mamá, hola, agua), después de haberse iniciado con la pronunciación de estas palabras aisladas, unirán dos palabras y posteriormente formularán frases sencillas. A los 3-4 años producirán oraciones que les permitirán formar relatos. Aunque todos los niños pasen por las mismas fases en el desarrollo del lenguaje, no lo hacen al mismo ritmo.

Esto es así porque el desarrollo del lenguaje y el habla están sujetos a la maduración cerebral y al desarrollo fonológico. Antes de alarmarnos porque el niño no habla o no se le entiende, es preciso esperar, sin transmitirle nerviosismo al niño, respetando así su ritmo de maduración. Pero igual de importante es contemplar otros factores que pueden estar interfiriendo en el desarrollo del lenguaje. Estos son los factores ambientales, tales como, una estimulación escasa, unas bases afectivas poco sólidas, la sobreprotección, un mal empleo del bilingüismo, exclusión en las conversaciones familiares etc.

Última actualización el 30 f 2017

Visto: 7824

+

Así ayuda la psicomotricidad al desarrollo de los niños

Hay emociones, deseos o miedos que los niños no son capaces de expresar con palabras pero que sí lo hacen a través de técnicas educativas. Algo que Carmen Serrano, directora del Máster de Psicomotricidad Educativa de la Universidad Nebrija, no duda en recalcar.

 

«Muchas personas creen que jugar es una técnica sin sentido cuando, en realidad, el cuerpo es el vehículo que tienen los niños para transmitir emociones, temores o deseos porque no saben poner palabras a aquello que sienten», explica esta experta. «La función del psicomotrista es la de observar a los niños, generar una interpretación y dar salida a esos sentimientos para solucionar conflictos».

 

Además, tal y como acalra Carmen Serrano, es una disciplina que permite la prevención y la intervención en casos tan comunes —habituales de los colegios— como las dificultades de ajustes sociales, los niños con arrebatos impulsivos o con baja autoestima.

Última actualización el 29 f 2015

Visto: 12334

+

Barrio aiartza, 5 48180 LOIU (Colegio Ayalde) Tlf: 94 464 66 88 - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Copyright - Grupo educativo Coas