Logo

EL DESARROLLO TOTAL DEL NIÑO

Fecha de publicación Visto: 20862

El modelo educativo

Un niño puede sentirse acomplejado cuando a su vez se siente dominado y manejado por la superioridad de los mayores. que le rodean. Sabemos que un niño actúa y desea actuar como niño, a los mayores esto les pone nerviosos, porque les gustaría que el niño actuara como si fuera mayor. Muchos mayores abruman a los niños con infinidad de consejos, como echándoles en cara que no sepan hacer las cosas.

El niño es consciente de que está aprendiendo y de que, poco a poco, llegará a hacer y comprender las cosas. Sólo necesita tiempo suficiente para no encontrarse con complejo de fracaso.Este tiempo y comprensión le han de ser facilitados por los educadores, que son las personas que saben sacar a la luz las cualidades de otras personas.

 

 

Proceso interior de aprendizaje

Está comprobado que el niño, aun siendo el mismo en casa que en el colegio, reacciona de modo diferente en un sitio que en otro. La razón más clara es que las condiciones que le rodean son también bastante diferentes.
Se podría decir con seguridad que, al empezar a asistir a las clases colectivas el niño se enriquece. Sus posibilidades de crecimiento interior se multiplican.

La sorpresa de los padres se torna en un deseo sincero de conocer más profundamente a ese hijo. Se dan cuenta de que los profesores conocen montones de cosas que ellos ignoran. El intercambio de sensaciones entre padres y el profesor es tan fructífero por ambas partes, que ello lleva a continuar esta interesante relación para la educación de su hijo.
Padres y profesionales de la educación han de actuar unidos para el completo conocimiento del trabajo del niño y de sus posibilidades.

Una buena educación ha de ser una educación integral, es decir la que desarrolla todos los aspectos del ser humano, esto quiere decir que una persona está formada cuando es capaz de enfrentarse con todos los problemas a cualquier tipo de situaciones. En buena parte el éxito de la educación está en saber enfrentarse a cualquier dificultad.

Cuando un niño es capaz de concretar un objetivo, está realmente en el buen camino, está madurando, templando su voluntad. Por ello se deben emplear: la alabanza, la indicación positiva, el reconocimiento asombrado y el esfuerzo real que esta siendo valorado.

 

Más alabanzas y menos críticas

Los educadores gruñones, pesimistas, aguafiestas dan juicios negativos y son excesivamente exigentes, crean al niño una disposición total de fracaso, de impotencia y ello les configura tremendamente el carácter. Es muy triste observar a estos niños, tanto en la escuela como en el ambiente familiar.
Alabar da mejor resultado que criticar.

La actitud de confianza debe empapar nuestras relaciones con los niños, tengamos la responsabilidad que sea sobre ellos.

 

Aptitudes para desarrollar un modelo educativo:

1- Optimismo: el optimismo otorga confianza.
2- Simpatía: debemos tratarlos con simpatía.
3- Estima: debemos respetar la dignidad del niño.
4- Comprensión: debemos comprender a cada niño en particular.
5- Aceptación: aceptar es respetar y actuar según el estilo propio.

Copyright - Grupo educativo Coas