INICIO

SECCIONES

RECURSOS  AULA

PADRES

PROFESORES

ALUMNOS

  SECUNDARIA    

Comentario de textos 3º ESO

Trabajos de Religión para Secundaria

Comentarios de Texto aportados por 

DIEGO QUIÑONES ESTÉVEZ,

profesor de Secundaria y Bachillerato 

de Religión y Moral Católica

Estepona  - Málaga

COMENTARIO DE TEXTO

Consideraciones Generales sobre el comentario de texto

TEMA:   Jesús Salvador. La Iglesia

TEXTO BÍBLICO:      Hch 2,1-17.

      1 Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. 2 De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. 3 Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; 4 quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.

5 Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo. 6 Al producirse aquel ruido la gente se congregó y se llenó de estupor al oírles hablar cada uno en su propia lengua. 7 Estupefactos y admirados decían: « ¿Es que no son galileos todos estos que están hablando? 8 Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa? 9 Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, 10 Frigia, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con Cirene, forasteros romanos, 11 judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos les oímos hablar en nuestra lengua las maravillas de Dios.»

12 Todos estaban estupefactos y perplejos y se decían unos a otros: «¿Qué significa esto?» 13Otros en cambio decían riéndose: «¡Están llenos de mosto!» 14 Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras: 15 No están éstos borrachos, como vosotros suponéis, pues es la hora tercia del día, 16 sino que es lo que dijo el profeta: 17 Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños.

 GÉNERO: histórico-narrativo(evangelio)[1]. Lucas nos narra su experiencia personal y ocular, de cuanto él ha visto. Pero lo más característico de Hechos y de este texto, es la presencia constante del Espíritu Santo. De ahí que a Hechos se le llame también el “evangelio del Espíritu Santo”. Nos viene a señalar, que los primeros cristianos son conscientes de esta presencia del Espíritu y de su intervención en las decisiones que toman. Él es la fuerza interior que vitaliza y cohesiona la Iglesia. Es el Espíritu de Jesús que se comunica por medio de unos signos que luego hemos llamado “sacramentos”.

 SUGERENCIAS: Sabemos[2] que los Apóstoles y los demás discípulos estaban reunidos con María en el Cenáculo, tras haber escuchado “un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso”  y “se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos”. En la tradición judía el fuego era signo de una especial manifestación de Dios que hablaba para instruir, guiar y salvar a su pueblo. Así aparece en el Antiguo Testamento, en la experiencia sobrenatural del Sinaí, que se mantuvo viva en el alma del pueblo de Israel. Esta misma tradición judía había preparado a los Apóstoles para comprender que las “lenguas” connotan la misión de anuncio, de testimonio, de predicación, que Jesús mismo las había encargado, mientras el “fuego” estaba en relación con no sólo con la Ley de Dios, que Jesús había confirmado y completado, sino también con Él mismo, con su persona y su vida, con su muerte y su resurrección.

Bajo la acción del Espíritu Santo las “lenguas de fuego” se convirtieron en palabra en los labios de los Apóstoles: “quedaron todos llenos del Espíritu santo y se pusieron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les concedía expresarse”.

Con la “lengua de fuego” cada uno de los Apóstoles recibió el don multiforme del Espíritu, y aquella “lengua” era un signo de la conciencia que los Apóstoles poseían y mantenían viva cerca

del compromiso misionero al que habían sido llamados y consagrados. De este modo, en cuanto se sintieron “llenos del Espíritu Santo”, se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse”.

Esto sucedía en el Cenáculo, pero pronto el anuncio misionero y la glosalalia, o don de lenguas, traspasaron las paredes de aquella habitación, verificándose dos hechos extraordinarios[3]: 1º)la glosolalia:”judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos hablar en nuestra lengua. las maravillas de Dios”. La muchedumbre atraída por el fragor y asombrada por aquel hecho, estaba compuesta, en parte por “judíos observantes” que se encontraban en Jerusalén con ocasión de la fiesta, pero pertenecían a “todas las naciones que hay bajo el cielo” y hablaban las lenguas de los pueblos en los que se habían integrado; 2º) el segundo hecho extraordinario es la valentía para explicar el significado mesiánico y pneumatológico de lo que estaba aconteciendo ante los ojos de aquella muchedumbre asombrada. Mientras que en  el relato de la torre de Babel del Génesis(Gen 11,1-9)se nos narra la “dispersión” de las lenguas, los hombres no se entienden, en Pentecostés, bajo la acción del Espíritu Santo, la diversidad de las lenguas no impide ya entender lo que se proclama en nombre y alabanza de Dios. Se produce una unión entre los hombres que va más allá de los límites de las lenguas y de las culturas, gracias al Espíritu Santo.

Como dice el Concilio Vaticano II, “el Espíritu Santo unifica en la comunión y en el misterio y provee de diversos dones jerárquicos y carismáticos”(Lumen Gentium, 4), a toda la Iglesia a lo largo de los siglos, vivificando e infundiendo en el corazón de los fieles el mismo espíritu de misión que impulsó Cristo(Ad gentes, 4). Bajo la acción del Espíritu Santo, puede y debe desarrollarse el proceso de la unificación universal en la verdad y en el amor.

 *Actividades:

¿Quiénes estaban reunidos en el día de Pentecostés? Para responder, consulta los Hechos de los Apóstoles 1. 12,4.

¿Qué símbolos utiliza Lucas para descubrir la presencia del Espíritu? ¿Qué significan?

¿Qué significa el hecho, también simbólico, de que estén representadas todas las naciones de la tierra?

¿Qué diferentes reacciones se producen entre los presentes?

¿ En qué momento la Iglesia de Jesús se dio a conocer por primera vez?

RECURSOS:

Lectura de un poema-oración sobre el Espíritu Santo. El profesor leerá el texto en latín, nuestra lengua de civilización y transmisión del cristianismo durante muchos siglos, para que con su lectura, descubrir el sentido misterioso del Espíritu de Dios.

2º Se realizará un debate sobre ¿Cómo y dónde se manifiesta hoy el  Espíritu Santo?

3º Secuencia de Pentecostés[4]:

 

Ven, Espíritu Santo,

      y envía desde el cielo

      un rayo de tu luz.

      Ven, padre de los pobres;

      ven dador de gracias,

      ven luz de los corazones.

      Consolador magnífico,

      dulce huésped del alma,

      su dulce refrigerio.

      Descanso en la fatiga,

      brisa en el estío,

      consuelo en el llanto.

      ¡Oh luz santísima!,

      llena lo más íntimo

      de los corazones de tus fieles.

  Sin tu ayuda,

      nada hay en el hombre,

      nada que sea bueno.

      Lava lo que está manchado,

      riega lo que está árido,

      sana lo que está enfermo.

      Doblega lo que está rígido,

      calienta lo que está frío,

      endereza lo que está extraviado.

      Concede a tus fieles

      que en Ti confían

      tus siete sagrados dones.

      Dales el mérito de la virtud,

      dales el puerto de salvación,

      dales la felicidad eterna.

 

[1] Cepedal Román, Tirso, “Nuevo Testamento, Curso de Biblia, PS Editorial, Madrid, 1993, págs 233-245.

[2] Artículo, “Pentecostés: comienza la misión de la Iglesia”, en www.encuentra.com, 2002-2003.

[3] Ibídem.

[4] “Ven Espíritu Santo”, en www.encuentra.com 2002-2003.